CON GÉNEROS MÚLTIPLES | MATRICÉNTRICAS | CON RITUALES DE GÉNERO CRUZADOS

INTERSEXUALES | OTROS CASOS


Sociedades Matricéntricas

Si la literatura etnográfica concluye que el poder económico, social y político de las mujeres en ciertas sociedades explicaba su igualdad respeto al hombre, autores como Burton (en Beltrán, 2001) consideran, ademáis, que no es la división sexual del trabajo sino la “ideología cultural de género” quien determina si una sociedad es más o menos simétrica respecto de las relaciones de género (Sacks, 1979; Burton, 1985; en Beltrán et al, 2001:49) .

La antropóloga Peggy Reevers Sanday (1981), considera que toda sociedad elabora unas “pautas simbólicas” para guiar el comportamiento y hacerlo previsible, muchas veces derivado de antiguos conceptos de poder sagrado que se reflejan en el orden secular. Esta autora elabora una tipología para clasificar las distintas sociedades: sociedades de orientación interna, donde las fuerzas de la naturaleza son sacralizadas y las mujeres las controlan y manipulan; y sociedades de orientación externa, donde el poder es exterior a la propia sociedad: caza, guerra, migraciones forzadas, hambres, escasez de recursos, etc, y por eso predomina el poder masculino.

Esta autora afirma que las sociedades donde el medio natural es fértil, generoso y amable; donde existe una baja división del trabajo sexual; donde la mujer es autónoma económicamente; donde el parentesco es de carácter matrilineal; donde la organización social se rige por lógicas cooperativas, igualitarias y pacíficas y donde además, tanto la sexualidad como la maternidad son muy valoradas -por ejemplo, es más importante ser madre que ser esposa-, el papel de la madre es central en la sociedad, por lo que suelen poseer relatos sobre la creación con un simbolismo de origen femenino, son lugares donde la mujer posee un significativo dominio.

En torno a las sociedades en las que existe cierta igualdad de género, la antropología destacó lugares tales como el antiguo Dahomey, entre los ibo de Nigeria, entre los kung del desierto del Kalahari y entre los ashanti de África, en zonas de Bali y entre los semang de la península malaya y entre los lepcha del Himalaya; entre los inuit norteamericanos y en algunos pueblos de la Amazonía americana, entre otros.

En la actualidad se mantienen supuestos matriarcados entre los bijagó de Guinea Bissau (Ver video), entre los nagovisi de la isla de Bouganville frente a Papúa Nueva Guinea; entre los minangkabau en el oeste de Sumatra en Indonesia; los mosuo, en el estado de Yunann de China (Ver video); los khasi, garos y jaintias que habitan en el estado de Menghalaya al norte de la India; los machiguenga de Perú o los zapoteca (Ver video) del Istmo de Tehuantepec en México (Ortner 1979, Heritier 2002, Moore 1991, Mérida 2002).

Zapotecas (México).

Uno de los casos más significativos existentes en la actualidad es la sociedad zapoteca ubicada en el Istmo de Tehuantepec de México. La familia matricéntrica estructura la organización social zapoteca, cuyo referente medular es la “madre”. La mujer se dedica al comercio, por lo que resulta la proveedora principal del hogar y la que gestiona los ingresos íntegros de la familia, además de encargara de la transmisión y reproducción de la tradición cultural de la comunidad. La vivienda familiar es de su propiedad y en caso de separación, ella se quedará con ella, junto con su prole. La mujer es quien ocupa el espacio principal en las numerosas fiestas tradicionales, bebiendo y bailando. La sociedad se rige por lógicas económicas basadas en la redistribución y la reciprocidad, y el prestigio y reputación social descansa en el que “más da” (reparte) y no en el que “más tiene” (acumula). Ver galería de fotos.

Kunas (Panamá).

Entre el pueblo kuna del Archipiélago de Kuna Yala en Panamá, habitado por 80.000 pobladores de la etnia kuna, las mujeres son las que heredan las tierras de su familia y se ocupan de mantener, organizar y proteger a todos sus miembros. Ejercen de “cabezas de familia”:  “…ellas, las madres, son como la tierra: los protegen, los cuídan, conservan el pueblo y su tradición” (Zurita, 2013). Los kunas son matrilocales y el linaje familiar lo marca el linaje de la madre; el divorcio no es común pero cuando ocurre es el marido quien debe abandonar el hogar. En el propio Congreso Kuna, aunque son mayoría los políticos hombres, nunca toman una decisión sin la conformidad de las propias mujeres.

<< Anterior

Géneros múltiples

Siguiente >>

Géneros cruzados